ÍndiceMiembrosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 El Enano Vampiro.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Maatii
Nivel 2
Nivel 2
avatar

Mensajes : 117

País : Argentina

Edad : 22

Localización : Tigre- Buenos Aires


MensajeTema: El Enano Vampiro.   Sáb 15 Sep 2012, 12:12

Hoy me decidí por postear uno de nuestros mitos urbanos argentinos, se trata sobre un "Enano Vampiro de el Bajo Flores".



Belek, el enano vampiro de Flores.
Buenos Aires esconde algunos vampiros siniestros, circenses, y genéticamente desdichados, tales como Belek, el enano vampiro de Flores.
Nadie mejor que el numismático y podólogo de Villa Crespo, el profesor Lugano, para administrarnos esta leyenda retacona.
En los años sesenta, o setenta -oscurece nuestro especialista- llegó a la Argentina el Circo de los Zares, una compañía intinerante de recursos modestos e ideología monárquica.
Cierto día, su dueño, Boris Loff, encontró a Belek, un enano prusiano de ascendencia húngara, succionando prolijamente el cogote de un mono tití, cuyo nombre no ha trascendido. Belek fue expulsado de la compañía, no sin antes recibir una buena dosis de reprimendas capitalistas, y se refugió en la zona de Flores, barrio grisáseo y fantásmagórico de Buenos Aires.
Deambuló varios días sin hallar ninguna clase de compasión por sus tendencias hematófagas, hasta que encontró una vieja casona abandonada en la calle Recuerdo, esquina Castañón.
Belek se refugió entre escombros y muebles putrefactos, hasta que tuvo hambre. “¡Y qué lija!”, asegura hoy un comerciante de embutidos de la zona. El asentamiento de Belek coincide con otro hecho ominoso. Los gatos comenzaron a desaparecer.
Primero fueron los famélicos gatos callejeros. Luego los achanchados felinos burgueses. Belek los bebía estando vivos, de una larga y licuefacta succión. Con la piel de sus víctimas confeccionó un pituco sobretodo.
Los vecinos de Flores comenzaron a hablar de vampiros. Algunos, incluso, aseguraron a viva voz haber visto a un niño-vampiro ululando por la calle Asamblea. Otros, menos cautos, informaron que el vampiro no era un niño, sino un enano, y ruso, además, detalle que alarmó especialmente a los comerciantes.
La venta de ajo creció a un ritmo vertiginoso. Las correrías de Belek llegaron a ser atestiguadas en regiones tan míticas como Cnel Bonorino. Dos agnósticos fueron masticados en el pasaje Cipoletti, una señorita fue tarasconeada en los tobillos mientras esperaba en la parada del 63, y un robusto armenio fue bestialmente chupado en el pasaje Pernaut.
Los casos se multiplicaron por todo el barrio. La prensa se hizo eco de las denuncias más alocadas, como la de Noemí Balestierra, enfermera de profesión y maestra pizzera por necesidad, quien declaró en una rueda de prensa que el enano no sólo era un vampiro, sino que defendía una postura marxista.
Pronto se organizaron ruedas de vecinos y comedidos que recorrían las calles portando pitos y estacas. La iglesia de Flores aumentó su producción de agua bendita de un modo que sólo puede calificarse de milagroso. El párroco local, Sergio Primitivo, encabezó una liturgia incendiaria, y conminó a sus ovejas -Dios mediante- a exterminar debidamente al esperpento que aterrorizaba a los buenos cristianos de la zona y a uno o dos judíos.
Era sábado, temprano, cuando agarraron al enano. Unos muchachos que jugaban a la pelota cerca de la Plaza de la Misericordia advirtieron un bulto sanguinolento entre los yuyos. Era Belek, vestido con el pellejo de sus banquetes gatunos.
Fue atrapado con la red de un arco. Nadie se atrevió a interpelarlo. El enano se contorsionaba como un cascarudo descomunal. Antes de llegar a la iglesia, para su cristiana ejecución, Belek cortó la red con los dientes y disparó hacia el cementerio.
Todavía vive allí. Muchos lo han visto correteando entre las tumbas, mascando tibias resecas y emitiendo quejidos guturales, que algunos alcahuetes han confundido con el ruso. De vez en cuando se lo ve orinando vilmente junto al paredón del cementerio, acechando a los incautos que todavía no creen en vampiros.


Fuente: Un libro antiguo que tengo de mitos y leyendas Argentinas.
Volver arriba Ir abajo
Ragnarok
Nivel 16
avatar

Advertencias Advertencias : 1

Aportes : Legión Oscura

Mensajes : 980

País : Argentina

Edad : 22

Localización : P. Sherman, calle Wallaby 42, Sidney.


MensajeTema: Re: El Enano Vampiro.   Lun 17 Sep 2012, 22:21

El enano Vampiro... es verdad eso! me dijeron que como no llega al cuello, te chupa la poron**

Está buena la historia, que se yo. Éstas leyendas urbanas... siempre son interesantes. Mientras lo leía me imaginaba una especie de "Dobby" (harry potter) jajaja. Obviamente, soy muy escéptico y no creo en ésto e.e Pero bueno, hay gente que si :l
Volver arriba Ir abajo
 

El Enano Vampiro.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
¡¡NO OLVIDES QUE TU POST DEBE CUMPLIR LAS SIGUIENTES REGLAS!!
-No se permiten insultos-No se permite spam-No se puede hacer doblepost-

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
 :: Comunidad. :: Interés General :: Mitos y Leyendas-

Crear foro | © phpBB | Foro gratis de asistencia | Contactar | Denunciar un abuso | Crear su propio blog